Congregación General 35 – Compañía de Jesús

Tomado de Laicos Ignacianos
“Nuestro modo de vida requiere que seamos hombres crucificados al mundo para los que el mundo está crucificado: Hombres nuevos, despojados de sus propios afectos para revestirse de Cristo; muertos a sí mismos y vivos para la justicia. Que, en palabras de Pablo, demos prueba de que somos servidores de Dios en fatigas, desvelos, ayunos, pureza, ciencia, paciencia, bondad, en el Espíritu Santo, en caridad sincera, llevando el mensaje de la verdad. Y mediante las armas de la justicia, las de la derecha y las de la izquierda, en gloria e ignominia, en calumnias y en buena fama, en la adversidad y prosperidad, caminemos a grandes pasos hacia la patria celestial”.

(Del prólogo a la primera edición de las Constituciones. 1559).

La Congregación General es el órgano supremo de gobierno de la Compañía de Jesús. Fue convocada por el P. Peter-Hans Kolvenbach a partir del 5 de enero del 2008 en Roma.

Participarán electores enviados de todo el mundo, quienes escogerán un nuevo Superior General y tratarán temas de vital importancia, relacioinados en el cumplimiento de la misión apostólica de la Compañía de Jesús en la Iglesia el mundo actual.
AMDG

“Cualquiera que en nuestra Compañía, que deseamos se distinga con el nombre de Jesús, quira ser soldado para Dios bajo la bandera de la Cruz, tenga entendido que una vez hecho el voto solemne de perpetua castidad, pobreza y obediencia, forma parte de una Compañía fundada ante dodo para atender principalmente a la defensa de la fe y al provecho de las almas por medio de predicaciones públicas, lecciones, y todo otro ministerio de la palabra de Dios, de ejercicios espirituales, y de la educación de los niños e ignorantes, y de a consolación espiritual de los fieles cristianos, oyendo sus confesesiones, y administrándoles los demás sacramentos. Y también manifiéstese preparado para reconciliar a los desavenidos, socorrer misericordiosamente y servir a los que se encuentran en ls cárceles o en los hospitales, y a ejercitar todas las demás obras de caridad, según que parecerá conveniente para la gloria dde Dios y el bien común..”
(De la Fórmula de la Compañía aprobada por Julio III en 1550).

PASOS PARA LA ORACION

1. PREPARME
Escojo un texto bíblico.
Defino la duración de la oración. Busco un lugar tranquilo y agradable. Adopto una posición adecuada.

2. DISPONERME
Hago silencio interior y exterior.
Respiro lenta y suavemente un par de veces. Tomo conciencia de la presencia de Dios. Hago con devoción la señal de la cruz.

3. PIDO LA GRACIA
Pido a Dios, nuestro Señor, que todo mi ser esté puramente orientado a su mayor servicio y alabanza. Pido también la gracia particular que deseo recibir de Dios en este momento.

4. MEDITO
Leo con calma el texto, saboreando las palabras que me “tocan” de modo especial. Reflexiono, quedándome en la palabra, frase o idea que llama mi atención. Converso con Dios “como un amigo conversa a un amigo”: hablo, escucho, pido, alabo, pregunto, hago silencio. Me mantengo atento a los sentimientos experimentados en la oración. Me despido.

5. EXAMINO
¿Qué pasó durante la oración?
Anoto lo más importante: palabras, frases, imágenes;pensamientos predominantes; sentimientos de consolación o desolación.
¿Alguna llamada? ¿a qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: