Sugerencia de la PAUSA IGNACIANA…

… para la vida diaria:

Pausa

La finalidad es buscar y hallar a Dios en todas las cosas, es decir,
reconocer la presencia de Dios en la propia vida y a mi alrededor.
Gradualmente, con práctica, llega a ser una manera de ver, comprender,
querer, pensar, y actuar.

Por consiguiente, la pausa ignaciana no se reduce a hacer un balance
que se hace al final del día para enjuiciar lo bueno y lo malo.  Tampoco
se trata de compararse con un modelo imaginario de perfección que sólo
sirve para frustrarse y desanimarse.  La pausa ignaciana pretende ser
una ayuda para crecer en la intimidad con Dios y su vivencia práctica en
mi relación con los otros; como consecuencia también me doy cuenta de
mis fallas pero sólo desde Él.

1.- Agradecer
* Tranquilizarse y ponerse en la presencia de Dios.
* Revivir el día sin emitir juicio: con quién estuve, qué hice, qué
dije, qué me dijeron.
* Hacer consciente mis sentimientos: cuál es mi estado de ánimo,
qué me molestó, qué me dio alegría, etc.
* Doy gracias por todo.

2.- Pedir perdón y perdonar
* Delante del Padre misericordioso pedir perdón por mis
inconsistencias.
* Perdonar a las personas que me han hecho daño, aunque sea sin
intención.
* Agradecer a Dios por aceptar tal como soy (no por lo que hago o
dejo de hacer).

3.- Acto de confianza en Dios
* Abandonarme en las manos del Padre.
* Pensar en mis compromisos del día siguiente.
* Confiar en Él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: