La historia de Taona

refugee1

Taona nació en Mozambique hace 14 años, después de que la insurrección del movimiento anticomunista de la RENAMO hubiera ya arrasado gran parte del país. A la edad de diez años, sabía más de la muerte que de la vida. Por aquel entonces, a su padre le estalló una mina antipersona y a los pocos días su aldea fue incendiada. Su madre decidió que si querían salvar la vida, debían huir, de manera que se dirigieron a Zimbabue. Taona pasó los siguientes tres años en el campamento de Mazowe River Bridge, convirtiéndose en uno más de los 30.000 refugiados que había tras las alambradas. Todo lo que recordaba de su tierra era fuego, armas, hambre y muerte. Cuando Taona tuvo su propia pastilla de jabón y su propia toalla, consideró que era algo demasiado precioso como para utilizarlo a diario. Taona enfermó y llegó a nuestro hospital. Se le diagnosticó un cáncer. La primera vez que lo vi, el tumor en su vientre era enorme, y ya había perdido tanto peso, que no podía andar sin ayuda. Sin embargo, insistíaen sentarse fuera, en la barandilla, para mirar a las enfermeras y a otros pacientes. Taona era valiente. Jamás le vi llorar. Cuando sentía un espasmo de dolor, su expresión cambiaba y su rostro, repentinamente, parecía el de un anciano. Cada vez que le visitaba, me preguntaba si podía encontrar alguna medicina para sacar el bulto de la barriga. Cada vez tenía que decirle que no lo había conseguido. Un día le pregunté a Taona si había algo más que pudiera hacer por él. Primero dudo, pero después, con una voz más suave de lo habitual, me pidió si podía conseguirle una pastilla de jabón. Y añadió que nunca en toda su vida había tenido una para él solo – ni en su hogar en Mozambique, ni en el campamento, ni aquí en el Hospital. El otro visitante que vino conmigo ya estaba en la puerta de cuidados intensivos cuando Taona me hizo la señal pidiéndome que regresase. ¿Podría pedir un segundo deseo?, preguntó. ¿Podría tener una toalla? Tampoco nunca había tenido su propia toalla. Cuando Taona tuvo su propia pastilla de jabón y su propia toalla, consideró que era algo demasiado precioso como para utilizarlo a diario. Guardó su brillante toalla roja y amarilla perfectamente doblada junto a su almohada, y debajo de la toalla, la pastilla de jabón. Después de cada crisis de dolor y antes de quedarse dormido por unas pocas horas, cogía el jabón de debajo de la toalla, y se la acercaba a la nariz, la olía con los ojos cerrados y la volvía a guardar bajo la toalla.
A últimas horas de un sábado por la tarde, me llamaron al hospital. El final de Taona era inminente. Su rostro ahora estaba en paz y por primera vez desde que le conocí, su rostro parecía al del chico de 14 años que era.
La toalla seguía allí, perfectamente doblada junto a la almohada. A la mañana siguiente enterramos a Taona en el pequeño cementerio que hay detrás del hospital. Se cavó su tumba en un lejano rincón del cementerio, reservado para los refugiados mozambiqueños que morían en el hospital. Los funcionarios gubernamentales nos pidieron que los mantuviéramos aparte. Algún día, las autoridades mozambiqueñas podrán reclamarlos. Taona fue cubierto por una fina y blanca sábana en una camilla de caña al que se encontraba atado por los pies, la cintura y el cuello. Cuando ponían a Taona en su tumba, una anciana se acercó, se arrodilló y con mucho cuidado colocó la toalla y la pastilla de jabón junto a su cabeza. El jabón aún mantenía su envoltorio.

Dieter B. Scholz SJ, Director Internacional del JRS, 1984 – 1990

acompañar servir defender
Servicio Jesuita a Refugiados

refugee2

El Servicio Jesuita a Refugiados es una organización católica internacional que trabaja en más de 50 países, con la misión de acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y desplazados forzosos. La misión confiada a JRS comprende a todos los que han sido apartados de sus hogares por los conflictos, los desastres humanitarios o las violaciones de los derechos humanos, de acuerdo con la enseñanza social católica que define como refugiado “de facto” a múltiples categorías de personas.

Anuncios

Acerca de cvxvalparaiso

La Comunidad de Vida Cristiana (CVX) es una asociación de laicos, católicos, hombres, mujeres, adultos y jóvenes, que desean vivir plenamente sus vidas (a nivel personal, familiar, profesional, y social) inmersos en la realidad del mundo de hoy. Y que quieren seguir más de cerca a Jesucristo y dar testimonio de su Buena Noticia, comprometidos con toda la humanidad, trabajando con fuerza en la construcción de un mundo más justo y más humano. “Nuestra Comunidad está formada por cristianos hombres y mujeres, adultos y jóvenes, de todas las condiciones sociales que desean seguir más de cerca a Jesucristo y trabajar con El en la construcción del Reino, y que han reconocido en la Comunidad de Vida Cristiana su particular vocación en la Iglesia. Nuestro propósito es llegar a ser cristianos comprometidos, dando testimonio en la Iglesia y en la sociedad de los valores humanos y evangélicos esenciales para la dignidad de la persona, el bienestar de la familia y la integridad de la creación. Con particular urgencia sentimos la necesidad de trabajar por la justicia con una opción preferencial por los pobres y un estilo de vida sencillo que exprese nuestra libertad y nuestra solidaridad con ellos. Para preparar más eficazmente a nuestros miem­bros para el testimonio y el servicio apostólico, especial­mente en los ambientes cotidianos, reunimos en comunidad a personas que sienten una necesidad más apremiante de unir su vida humana en todas sus dimensiones con la plenitud de su fe cristiana según nuestro carisma. Como respuesta a la llamada que Cristo nos hace, tratamos de realizar esta unidad de vida desde dentro del mundo en que vivimos”. (Nuestro Carisma Nº 4, Principios Generales de la Comunidad de Vida Cristiana) La CVX, Comunidad de Vida Cristiana, está presente en 60 países de todo el mundo. Y en Chile tenemos 273 comunidades repartidas en Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Santiago, Linares, Chillán, Concepción, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas, donde participan activamente 2472 personas entre estudiantes secundarios, jóvenes y adultos, que conforman las tres ramas de la CVX. La fuente de la CVX es la espiritualidad ignaciana, una espiritualidad que se funda en la experiencia de San Ignacio de Loyola, y que es transmitida particularmente a través de los Ejercicios Espirituales.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s