El que quiera ser el primero

DEBE HACERSE EL SERVIDOR DE TODOS

servir

El domingo, día del Señor nos reunimos para celebrar en comunidad a Cristo resucitado, el se hace Palabra y Alimento para nuestro camino. En continuidad con el domingo anterior, Jesús vuelve a anunciar su camino de sufrimiento y Cruz, en contraste con los discipulos que andan discutiendo sobre puestos y privilegios, sin comprender todavia el estilo del Maestro, que es de desprendimiento, hasta dar la vida. No es posible seguir a Jesús sino es viviendo en una actitud de servicio y de entrega en humildad, este es el criterio de vida que debe quiarnos. Pero este criterio choca muchas veces con nuestra busqueda de prestigio, reconocimiento y consideración. Seguir a Cristo es exigente, además de las exigencias evangélicas, hay que sufrir contrariedades, oposición y burlas: “tendamos trampas al justo, porque nos molesta y se opone a nuestra manera de obrar” (Sabiduría). Por estas pruebas pasaron los profetas, Cristo, los apóstoles, los santos, entonces no nos extrañe, si nos sucede tambien a nosotros. la llamada de Jesús contrasta tambien con el que vive sólo para sí, esclavo de sus propios deseos. El apóstol Santiago nos dirá “donde hay rivalidad y discordia, hay tambien desorden y toda clase de maldad…” Donde hay egoísmo , afán de competencia, deseo de ser superior a los demás, surgen las envidias, los odios, la guerra, la muerte.

Esto lo podemos reconocer en muchas situaciones, en las relaciones entre naciones, en las familias, y a veces , tristemente en las mismas comunidades cristianas.

Vamos a Misa, para aprender el estilo de vida que Jesús nos llama a vivir, vamos para tomar fuerzas de él, para ir confórmandonos según el evangelio. En este camino no estamos solos, aunque nos resulte difícil, tenemos la certeza de la fe que el Señor nos ayuda, y que al final, el que sigue a Cristo truinfa y es feliz.

CONALI

Anuncios

Acerca de cvxvalparaiso

La Comunidad de Vida Cristiana (CVX) es una asociación de laicos, católicos, hombres, mujeres, adultos y jóvenes, que desean vivir plenamente sus vidas (a nivel personal, familiar, profesional, y social) inmersos en la realidad del mundo de hoy. Y que quieren seguir más de cerca a Jesucristo y dar testimonio de su Buena Noticia, comprometidos con toda la humanidad, trabajando con fuerza en la construcción de un mundo más justo y más humano. “Nuestra Comunidad está formada por cristianos hombres y mujeres, adultos y jóvenes, de todas las condiciones sociales que desean seguir más de cerca a Jesucristo y trabajar con El en la construcción del Reino, y que han reconocido en la Comunidad de Vida Cristiana su particular vocación en la Iglesia. Nuestro propósito es llegar a ser cristianos comprometidos, dando testimonio en la Iglesia y en la sociedad de los valores humanos y evangélicos esenciales para la dignidad de la persona, el bienestar de la familia y la integridad de la creación. Con particular urgencia sentimos la necesidad de trabajar por la justicia con una opción preferencial por los pobres y un estilo de vida sencillo que exprese nuestra libertad y nuestra solidaridad con ellos. Para preparar más eficazmente a nuestros miem­bros para el testimonio y el servicio apostólico, especial­mente en los ambientes cotidianos, reunimos en comunidad a personas que sienten una necesidad más apremiante de unir su vida humana en todas sus dimensiones con la plenitud de su fe cristiana según nuestro carisma. Como respuesta a la llamada que Cristo nos hace, tratamos de realizar esta unidad de vida desde dentro del mundo en que vivimos”. (Nuestro Carisma Nº 4, Principios Generales de la Comunidad de Vida Cristiana) La CVX, Comunidad de Vida Cristiana, está presente en 60 países de todo el mundo. Y en Chile tenemos 273 comunidades repartidas en Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Santiago, Linares, Chillán, Concepción, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas, donde participan activamente 2472 personas entre estudiantes secundarios, jóvenes y adultos, que conforman las tres ramas de la CVX. La fuente de la CVX es la espiritualidad ignaciana, una espiritualidad que se funda en la experiencia de San Ignacio de Loyola, y que es transmitida particularmente a través de los Ejercicios Espirituales.
Esta entrada fue publicada en Comunidad de Vida Cristiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s