Caminando

María en Nazaret, cuán humilde y descuidada de sí misma.  Cuán ajena a toda pretensión.  Cuán indigna se reconoce de toda honra.  ¿Yo soy así?  ¿La imito?  Debo pues imitarla en vivir oculto, humilde, silencioso, trabajador; sin deseos de querer ser estimado.  Trabajar mucho, hacer mucho bien sin que nadie lo sepa.

MARÍA,  MADRE  MÍA  QUERIDA San Alberto Hurtado SJ, textos escogidos

La persona de María, nuestra madre, nos sigue inspirando hoy en nuestro diario recorrido y su ejemplo nos mueve y nos anima hacia esa Asamblea: para buscar y hallar qué quiere el Señor de nosotros, por dónde nos quiere seguir llevando para mejor servir como cuerpo apostólico.
El fundamento de la formación y renovación de la CVX es el valor de cada persona y la convicción de que cada uno tiene una vocación divina que abraza todas las dimensiones de su existencia.Somos llamados por Dios: Él tiene la iniciativa, pero respeta nuestra libertad. La persona descubre esta llamada cuando escucha y hace suyos los deseos de Dios. Esa llamada de Dios es la vocación, que se manifiesta en nuestras inclinaciones más profundas y en nuestros deseos más auténticos. La respuesta libre al llamamiento de Dios da sentido y dignidad a nuestra existencia.

María como Madre no quiere condecoraciones ni honras, sino prestar servicios. Y Jesús no va a desoír sus súplicas, Él, que mandó obedecer padre y madre. Su primer inmenso servicio fue el “Hágase en mí según tu palabra”… y el “He aquí la Esclava del Señor” (Lc 1,38). Dios hizo depender su obra del “Sí” de María. Sin hacer bulla prestó y sigue prestando servicios: esto llena el alma de una santa alegría y hace que los hijos que adoran al Hijo, no puedan separarlo de la Madre”.

Vamos en marcha hacia nuestra Asamblea Regional , ayudandonos a ensanchar y levantar la mirada al horizonte que nos han dibujado nuestras dos últimas Asambleas Mundiales: Nairobi’03 y Fátima’08.


Unidos en la oración y en la misión común en CVX, para pedir la Gracia de ser, cada vez más, hombres y mujeres para y con los demás.

Un abrazo,
Equipo de Comunicaciones CVX de Valparaíso

Anuncios

Acerca de cvxvalparaiso

La Comunidad de Vida Cristiana (CVX) es una asociación de laicos, católicos, hombres, mujeres, adultos y jóvenes, que desean vivir plenamente sus vidas (a nivel personal, familiar, profesional, y social) inmersos en la realidad del mundo de hoy. Y que quieren seguir más de cerca a Jesucristo y dar testimonio de su Buena Noticia, comprometidos con toda la humanidad, trabajando con fuerza en la construcción de un mundo más justo y más humano. “Nuestra Comunidad está formada por cristianos hombres y mujeres, adultos y jóvenes, de todas las condiciones sociales que desean seguir más de cerca a Jesucristo y trabajar con El en la construcción del Reino, y que han reconocido en la Comunidad de Vida Cristiana su particular vocación en la Iglesia. Nuestro propósito es llegar a ser cristianos comprometidos, dando testimonio en la Iglesia y en la sociedad de los valores humanos y evangélicos esenciales para la dignidad de la persona, el bienestar de la familia y la integridad de la creación. Con particular urgencia sentimos la necesidad de trabajar por la justicia con una opción preferencial por los pobres y un estilo de vida sencillo que exprese nuestra libertad y nuestra solidaridad con ellos. Para preparar más eficazmente a nuestros miem­bros para el testimonio y el servicio apostólico, especial­mente en los ambientes cotidianos, reunimos en comunidad a personas que sienten una necesidad más apremiante de unir su vida humana en todas sus dimensiones con la plenitud de su fe cristiana según nuestro carisma. Como respuesta a la llamada que Cristo nos hace, tratamos de realizar esta unidad de vida desde dentro del mundo en que vivimos”. (Nuestro Carisma Nº 4, Principios Generales de la Comunidad de Vida Cristiana) La CVX, Comunidad de Vida Cristiana, está presente en 60 países de todo el mundo. Y en Chile tenemos 273 comunidades repartidas en Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Santiago, Linares, Chillán, Concepción, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas, donde participan activamente 2472 personas entre estudiantes secundarios, jóvenes y adultos, que conforman las tres ramas de la CVX. La fuente de la CVX es la espiritualidad ignaciana, una espiritualidad que se funda en la experiencia de San Ignacio de Loyola, y que es transmitida particularmente a través de los Ejercicios Espirituales.
Esta entrada fue publicada en Comunidad de Vida Cristiana. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s