Haití…

La Compañía de Jesús se moviliza para ayudar a Haití

Desde que en la tarde del martes (hora local) un terremoto de 7,3º sacudiera el país más pobre de nuestra América Latina, Haití se ve sumida en el caos. La cifra de muertos asciende ya a 50.000 personas y se calculan más de 3 millones de afectados por el seísmo más fuerte de los últimos 200 años. La comunidad internacional ha reaccionado inmediatamente para canalizar la ayuda. Entreculturas y sus principales contrapartes, Fe y Alegría y el Servicio Jesuita a Refugiados, ya se han movilizado para dar una primera respuesta.

Al final de la audiencia general del miércoles, el Papa Benedicto XVI hizo un llamamiento ante la dramática situación en Haití.
“Pienso, en particular, en la población duramente afectada por un devastador terremoto, hace unas pocas horas, que ha causado graves pérdidas en vidas humanas, un gran número de personas sin hogar y de desaparecidos y serios daños materiales. Invito a todos a unirse a mi oración al Señor por las víctimas de esta catástrofe y por aquellos que lloran su muerte. Aseguro mi cercanía espiritual a quien ha perdido la propia casa y a todas las personas afectadas, en distintos modos, por esta grave calamidad, implorando de Dios consuelo y alivio en su sufrimiento.
Hago un llamamiento a la generosidad de todos, para que no falte a estos hermanos y hermanas que viven un momento de necesidad y de dolor, nuestra solidaridad concreta y el apoyo de la comunidad internacional. La Iglesia católica no dejará de activarse inmediatamente a través de sus instituciones caritativas para responder a las necesidades más urgentes de la población”. OMPRESS-ROMA (14-01-10)

TESTIMONIOS desde HAITÍ

“Antes de este terremoto, Haití ya vivía en una constante emergencia. Las condiciones son de extrema pobreza en todo el país”, afirma Olga Regueira, trabajadora de Entreculturas en Haití.

Nazareth Ybarra, religiosa española de Jesús-María (orden religiosa de espiritualidad ignaciana), vive en el noroeste del país y describe con estas palabras su experiencia del terremoto: “…Estamos bien pero ha sido terrible el movimiento… yo creí morir, me fui a la puerta y le decía a los otros que hicieran lo mismo… se cayeron algunas cosas… me pareció eterno. No podemos llamar por teléfono, todo está incomunicado… No sabemos cómo están en Puerto Príncipe, está toda la comunicación cortada. Ha sido terrible el terremoto… estamos sanas aunque yo tiemblo por dentro todavía. Pidamos por todo ese pueblo que tanto está sufriendo…”.

Ramiro Pampols, jesuita español y Subdirector de Fe y Alegría Haití, nos hacía llegar ayer este testimonio: “La ciudad está desolada, la gente deambula por la calle, hay muchos muertos. No sabemos dónde están nuestros compañeros. No podemos contactar con nadie, estamos incomunicados. No sé nada de mi compañero de casa… Tenemos miedo de salir, tenemos miedo de entrar en casa. Hemos tenido suerte, nuestra casa es fuerte y aun así tiene muchos daños”. Ramiro ha sido el testigo directo de muchos medios de comunicación españoles durante estas horas de desconcierto e incomunicación. Aquí enlazamos algunos cortes de audio de la Cadena SER.

Kawas François, delegado del Provincial de la Compañía de Jesús en Haití: “Una vez más Haití ha sufrido un drama. Todo el mundo está en estado de shock. Las comunicaciones están cortadas (la carretera, el teléfono, etc). El seísmo me cogió por sorpresa delante de la residencia de Canapé-Vert. La gente de nuestra comunidad están bien, pero conmocionados, excepto Nono, que todavía no ha vuelto. Hemos pasado la noche en el patio de la residencia.
Todavía no tengo noticias del noviciado. Parece que Biassou no ha sido herido según lo que ha podido comunicarse Éric con las novicias canadienses. Yo no he podido ponerme en contacto con ellos. No tengo noticias tampoco de Ouanaminthe. Lo que hemos visto es indescriptible. Muertos por todas partes y casas destrozadas en todas las zonas de la capital. Nos informamos a través de la prensa internacional y por algunos (los menos) medios locales. He visto casas y paredes caerse delante de mí. Una movilización se prepara desde la comunidad internacional.
Hasta el momento los muertos están en las calles y bajo los escombros. Los equipos de rescate no llegan todavía y las autoridades locales se encuentran totalmente desbordadas…”.


Anuncios

Acerca de cvxvalparaiso

La Comunidad de Vida Cristiana (CVX) es una asociación de laicos, católicos, hombres, mujeres, adultos y jóvenes, que desean vivir plenamente sus vidas (a nivel personal, familiar, profesional, y social) inmersos en la realidad del mundo de hoy. Y que quieren seguir más de cerca a Jesucristo y dar testimonio de su Buena Noticia, comprometidos con toda la humanidad, trabajando con fuerza en la construcción de un mundo más justo y más humano. “Nuestra Comunidad está formada por cristianos hombres y mujeres, adultos y jóvenes, de todas las condiciones sociales que desean seguir más de cerca a Jesucristo y trabajar con El en la construcción del Reino, y que han reconocido en la Comunidad de Vida Cristiana su particular vocación en la Iglesia. Nuestro propósito es llegar a ser cristianos comprometidos, dando testimonio en la Iglesia y en la sociedad de los valores humanos y evangélicos esenciales para la dignidad de la persona, el bienestar de la familia y la integridad de la creación. Con particular urgencia sentimos la necesidad de trabajar por la justicia con una opción preferencial por los pobres y un estilo de vida sencillo que exprese nuestra libertad y nuestra solidaridad con ellos. Para preparar más eficazmente a nuestros miem­bros para el testimonio y el servicio apostólico, especial­mente en los ambientes cotidianos, reunimos en comunidad a personas que sienten una necesidad más apremiante de unir su vida humana en todas sus dimensiones con la plenitud de su fe cristiana según nuestro carisma. Como respuesta a la llamada que Cristo nos hace, tratamos de realizar esta unidad de vida desde dentro del mundo en que vivimos”. (Nuestro Carisma Nº 4, Principios Generales de la Comunidad de Vida Cristiana) La CVX, Comunidad de Vida Cristiana, está presente en 60 países de todo el mundo. Y en Chile tenemos 273 comunidades repartidas en Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Santiago, Linares, Chillán, Concepción, Osorno, Puerto Montt y Punta Arenas, donde participan activamente 2472 personas entre estudiantes secundarios, jóvenes y adultos, que conforman las tres ramas de la CVX. La fuente de la CVX es la espiritualidad ignaciana, una espiritualidad que se funda en la experiencia de San Ignacio de Loyola, y que es transmitida particularmente a través de los Ejercicios Espirituales.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s