Cuaresma de fraternidad

40 días para compartir

Miles de jóvenes, hombres y mujeres, viven en Chile en condiciones de vulnerabilidad: no terminaron su enseñanza media, no encuentran trabajo por primera vez o no tienen posibilidades de capacitarse en algún oficio. Para muchos de ellos el entorno no les ofrece lo que sueñan.

En estos muchachos y muchachas la Iglesia en nuestro país nos invita a poner nuestra mirada preferente en este Año Bicentenario. Si queremos que “Chile sea una mesa para todos”, necesitamos reservar para ellos un lugar en la mesa.

Estos 40 días de Cuaresma son un tiempo especial en que la Iglesia nos invita a la reflexión, a la oración y la caridad para prepararnos a la fiesta de la Pascua. Qué momento más propicio para que nuestra unión espiritual con Cristo y su cruz se identifique con el dolor y la exclusión que sufren estos jóvenes vulnerables. Porque la palabra final es de Resurrección y esperanza, queremos darle nuevas oportunidades a través de programas, en todo el país, que ayuden a generar nuevas y mejores condiciones de vida para ellos.

Ése es el sentido de la Cuaresma de Fraternidad: vivir este tiempo de espiritualidad con más sencillez y austeridad, privándonos de algunos gastos, también de algunos gustos, para compartir con quienes más sufren. Hablamos de una privación que, finalmente, más que dolernos nos llena de satisfacción y alegría al compartir.

Las alcancías, sobres y cuentas corrientes reciben ese ahorro que se destina a financiar nuevas oportunidades para esos jóvenes en todo el país.

A partir del 17 de febrero, miércoles de ceniza, tenemos 40 preciosos días para compartir. Informémonos en nuestras parroquias y en www.iglesia.cl. Miles de jóvenes que se merecen un lugar en la mesa de todos estarán muy agradecidos de nosotros.

La Campaña Cuaresma de Fraternidad es una iniciativa de la Iglesia en Chile que procura incentivar una vivencia más profunda del tiempo litúrgico de Cuaresma, especialmente en las tres dimensiones que propone la liturgia: más oración, más penitencia y más práctica del compartir. La campaña busca lograr que esa vivencia espiritual se exprese en austeridad y sencillez de vida como expresión del reencuentro con el Señor y promover la solidaridad de los chilenos, y de los católicos, en particular, hacia los más necesitados; y, al mismo tiempo, suscitar prácticas de solidaridad y reunir fondos para la acción social de la Iglesia y avanzar así a un mayor financiamiento local.

La “cajita” de Cuaresma tiene un nuevo destino: jóvenes en riesgo social serán los beneficiados por la Campaña Cuaresma de Fraternidad en este Año Bicentenario. Ya están disponibles los principales materiales de esta Campaña.
Son miles los jóvenes, hombres y mujeres, que viven en Chile en condiciones de vulnerabilidad: algunos no pudieron terminar su enseñanza media, otros no encuentran trabajo por primera vez o no tienen posibilidades de capacitarse en algún oficio. Para muchos de ellos el entorno no les ofrece lo que sueñan.

En estos muchachos y muchachas la Iglesia en nuestro país nos ha invitado a poner nuestra mirada preferente en este Año Bicentenario. “Si queremos que Chile sea una mesa para todos, necesitamos reservar para ellos un lugar en la mesa”, dice una frase motivacional de la Campaña Cuaresma de Fraternidad, que destinará sus recursos a proyectos que benefician a jóvenes en riesgo social.

Su lema principal es “40 días para Compartir”. La campaña comunicacional nos invita a hacer con alegría un gesto de privación y donar el dinero correspondiente a estos proyectos para jóvenes vulnerados.

Además de los afiches, altares, “cajitas” y materiales de reflexión que ya se han enviado a todas las diócesis, la Campaña subirá este año reflexiones a un Blog y se apoyará en redes sociales, con una página en Facebook y con la posibilidad de seguir la campaña en Twitter.

Todos los recursos preparados por la Campaña Cuaresma de Fraternidad, se encuentran disponibles en un especial web realizado por el equipo de Iglesia.cl.

¿Qué podemos hacer?: instalar en un lugar privilegiado de nuestra casa el altar familiar (indica los Evangelios de los domingos de Cuaresma, oración de la solidaridad y acciones a realizar para orar más, hacer penitencia y aumentar la caridad)… tener presente nuestra espiritualidad… ” y dar hasta que duela”  en  ” la cajita” de Cuaresma…

Para mas información consultar http://www.iglesia.cl/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: