Mes: abril 2010

Nuestra Señora de la Strada

Hoy, 22 de abril, es la fiesta de María, madre de la compañía, en honor a la primera y pequeña iglesia que la Compañía, en tiempo ya de San Ignacio, tuvo en Roma, Nuestra Señora de la Strada, al lado del actual Jesú, como ven con una advocación muy propia del carisma ignaciano: Nuestra Señora del Camino, para una congregación tiene como impronta discurrir por todas las partes.

Felicidades a todos y encomendemos a nuestros queridos jesuitas de Valparaíso a María.

OPCION POR LOS POBRES EN LA IDENTIDAD CVX

PROYECTOS 144: DIA MUNDIAL CVX – 2010


¿Dónde están los pobres en la CVX?
Con motivo de la Celebración del Día Mundial de la CVX estamos invitados todas las comunidades nacionales y a sus miembros a profundizar en lo que implica la opción preferencial por los pobres en la identidad CVX.
¿Es la “opción por los pobres” un asunto de pertenencia a CVX o una cuestión de misión de la CVX?

Pueden descargar el documento completo en: http://www.cvx-clc.net/l-sp/index.php

Tertulia Apostólica Ignaciana

El sábado 10 de abril se celebraró en nuestra sede de CVX-V, una nueva edición de la Tertulia Apostólica Ignaciana, organizada por el CER-V. Fuerón dos horas de convivencia en el que todos hablamos simplemente de nuestro trabajo en obras apostólicas, de las formas y estilos, de las preguntas que surgen al respecto, los problemas más frecuentes, y profundizar en algo tan nuestro como descubrir al Señor en nuestra realidad a veces sufriente y limitada. Un gran momento para compartir nuestras ganas de servir y los conflictos a los que nos enfrentamos todos como cristianos al momento de vivir y/o de movilizar un apostolado: las ganas de poder convocar más, de saber discenir dónde nos llama el Señor y de no caer en vicios como la necesidad de respuestas y efectos inmediatos, del “turismo solidario”… (más…)

Padre Bernardo de Hoyos, S.J.

El P. Bernard de Hoyos nace en 1711 en Torrelobatón, pequeño pueblo de Valladolid. Estudió con los jesuitas en Medina del Campo y en Villagarcía de Campos, donde ingresó en la Compañía de Jesús en 1726. Después de estudiar Teología fue ordenado sacerdote en Valladolid a los 23 años, en Enero de 1735.
A los 21 años, siendo estudiante de Teología, siente que el Señor le encarga lo que será la “misión” de su vida:
EXTENDER LA DEVOCIÓN AL CORAZÓN DE CRISTO.
Este ideal llenará su vida joven, inteligente y alegre. Más aún, con su carácter abierto a la amistad logra entusiasmar a los compañeros jesuitas en esta misma misión, trabajando en equipo, de tal forma que cuando él muere, a los 24 años, los jesuitas siguen predicando la devoción al Corazón de Jesús que tanta aceptación ha tenido en España.
Enfermó de tifus, y el mismo año de su ordenación sacerdotal, 1735, a los 24 años de edad, fue llamado por el Señor a una Vida Nueva junto a Él. Fue enterrado en la Iglesia de San Ignacio de Valladolid, hoy parroquia de San Miguel. Por orden del Provincial de los jesuitas se redactó una Carta Edificante sobre la vida y las virtudes de Bernardo de Hoyos, algo que sólo se hacía para aquellos jesuitas tenidos como muy importantes. Posteriormente entre 1736 y 1740 el P. Juan de Loyola, por encargo del Provincial, escribió la gran Vida del jesuita P. Bernardo de Hoyos.
El 18 de Abril de 2010 será proclamado Beato en una ceremonia que tendrá lugar en Valladolid, España.

“Después de Semana Santa, mantener el rumbo”

Padre Federico Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, sobre los abusos sexuales

El debate sobre los abusos sexuales, y no solo por parte del clero, prosigue entre noticias y comentarios de diverso tipo. ¿Cómo navegar en estas aguas agitadas manteniendo un rumbo seguro que responda al evangélico “Duc in altum” (Remad mar adentro)?

(más…)

Mensajeros de la caridad de Cristo

Este medio día el Papa Benedicto XVI rezó el Regina Coeli, la oración mariana que durante el tiempo de Pascua sustituye el Ángelus, desde la ventana de sus palacio apostólico en Castelgandolfo, ante cientos de peregrinos que se dieron cita, y a quienes el Papa recordó que los cristianos debemos ser mensajeros de la resurrección de Cristo, de su victoria sobre el mal y la muerte, portadores de su amor divino.

(más…)