Desprenderse de cosas efímeras

Desprenderse de cosas efímeras para anhelar las eternas, pide el Papa Benedicto XVI

En la Audiencia General de este miércoles, celebrada en el Aula Pablo VI en el Vaticano, el Papa Benedicto XVI alentó a los fieles a desprenderse de las cosas efímeras para anhelar las eternas, centrándose en la Eucaristía como fuente y culmen de la vida.

Retomando las catequesis sobre los grandes santos de la Iglesia de Oriente y del tiempo medieval en Occidente, Benedicto XVI dedicó la de hoy a San Odón, el segundo abad de la famosa Abadía de Cluny, en Francia. “Desde aquel centro de vida espiritual pudo ejercer un gran influjo en los monasterios del continente europeo“, difundiendo la vida y la espiritualidad inspiradas en la Regla de San Benito. Falleció en el año 942.

El Papa Benedicto recordó que entre las virtudes del santo destacan “la paciencia, el desapego por las cosas terrenas, el celo por las almas, su empeño por la paz, el cumplimiento de los mandamientos, la atención a los pobres, la corrección de los jóvenes y el respeto por los ancianos”.

“Merece una particular mención la devoción al Cuerpo y a la Sangre de Cristo, que Odón, frente a un extendido descuido que deploraba enérgicamente, cultivó siempre con convicción. Estaba realmente persuadido de la presencia real, bajo las especies eucarísticas, del Cuerpo y la Sangre del Señor, en virtud de la conversión ‘sustancial’ del pan y del vino”.

San Odón decía que “sólo quien está unido espiritualmente a Cristo puede participar dignamente de su Cuerpo eucarístico; en caso contrario, comer su carne y beber su sangre no sería de provecho sino de condena”, prosiguió el Papa.

El Pontífice explicó además que “San Odón fue un verdadero guía espiritual también para los fieles de su tiempo. Frente a la ‘inmensidad de los vicios’ difundidos en la sociedad, el remedio que proponía con decisión era un cambio radical de vida, fundado en la humildad, la austeridad, el desprendimiento de las cosas efímeras y la adhesión a las eternas”.

Tras destacar del santo la “profunda bondad de su ánimo; su austeridad”, el Papa dijo que “difundía a su alrededor la alegría de que le embargaba. Con su acción incisiva alimentaba en los monjes, así como en los fieles laicos de su tiempo, el propósito de progresar con paso solícito por el camino de la perfección cristiana“.

“La bondad de San Odón, la alegría que deriva de la fe toque nuestro corazón y que también nosotros podamos encontrar la fuente de la alegría que viene de la bondad de Dios”, concluyó.
En su saludo a los fieles de lengua española, el Papa Benedicto XVI señaló que San Odón, “amaba contemplar la misericordia de Cristo, al que calificaba como ‘amante de los hombres’, que ha muerto por nosotros. Bajo su austeridad de reformador, destacaba su profunda bondad, difundiendo en su entorno la alegría que lo inundaba“

Al finalizar la Audiencia, el Papa regresó en helicóptero a Castel Gandolfo.

2 Septiembre, 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: