Algo para pensar y orar en esta semana

En el momento que soy capaz de hacer una pausa, y permitirme unos minutos de silencio, puedo llegar a estar consciente de la Presencia de Dios en mí. Ingreso en la más profunda realidad de mi vida, donde me encuentro frente al Dios Vivo. Esta ha sido siempre la experiencia de las personas de Fe. “Tú eres Dios, que me ve; diciéndose: ¡He visto al que me ve! Agar invocó el Nombre del Señor, que le había hablado.” (Génesis 16:13). En la misma forma, dondequiera que yo esté en mi vida y cualquiera sea mi necesidad, Dios acude a mí y me encuentra en ese lugar. Puedo estar luchando por salir de mis profundidades, sintiendo que no soy capaz. Pero siempre hay Alguien a mi lado.

“Animáos! No temáis!”, les dijo Jesús a sus discípulos, que estaban en medio del lago, a medianoche, remando contra el viento, mientras caminaba hacia ellos sobre las aguas (Mateo 14:27). Mi oración, entonces, siempre tendrá algo de esta realidad: hay ahí una Gran Presencia, acercándose y llamándome por mi nombre. Cualquier cosa que yo haga en mi momento de quietud, cualquier tema que yo tome para reflexionar o meditar, la realidad esencial es la Presencia de Dios, frente a mí y dentro de mí. En el paso de una brisa suave, en los colores del atardecer, o simplemente en la quietud de mi corazón, Dios está Presente. Dios pronuncia mi nombre, y me sostiene.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: