Por quién vigilaremos en este Adviento?

Se le llamaba Chowkidar, el término pakistaní para designar al vigía nocturno, o al guardián. Mientras me preparaba para dormir cada noche, el rasguido de su catre de cáñamo al ser colocado cerca de la puerta de nuestro dormitorio, me llenaba de gratitud y seguridad. No debía temer a lo que la oscuridad podría traer, porque nuestro guardián mantenía su vigilia. Mientras yo dormía plácidamente, él se mantenía despierto, alerta frente a cualquier intruso, responsable por nosotros y nuestras propiedades. Era la labor de su vida: servir nuestra pequeña comunidad de Hermanas con su fiel vigilancia. Confiábamos en él y estábamos seguras que haría su labor. Este sagrado período del Adviento comienza con un llamado urgente e insistente a nosotras/os, para que permanezcamos “despiertas/os” esperando la llegada de nuestro Señor. Estas palabras nos sacan de una vida de rutina y auto complacencia. Cuán a menudo fallamos de detectar, de reconocer y de abrir al divino visitante que golpea la puerta de nuestras vidas? Cada Adviento nos trae una nueva llamada a “despertar”. El poeta Rumi escribe: “Dios está en casa, soy yo el que ha salido”. Somos los Chowkidar, los guardianes de nuestros propios corazones. Por quién vigilaremos en este Adviento? Por quiénes nos despertaremos y abriremos las puertas de nuestras vidas? Nunca sabremos cuándo y cómo Nuestro Señor llegará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: