Rasgad los corazones (Joel 2,12-18) – MIÉRCOLES DE CENIZA

” Hoy comienza la Cuaresma… y durante los próximo 40 días debemos –al menos, a eso estamos invitados– esforzarnos más en la oración… renunciar a algunas cosas… y practicar la caridad. Una nueva oportunidad para rasgar nuestro corazón y ayunar de muchas cosas, para dirigir nuestro espíritu hacia el Señor, para tomar conciencia de quién soy y de quién es Él en mi vida.

Hoy comienza el camino hacia la Pascua. Es un tiempo de preparación que coincide una vez más con una profunda crisis en la sociedad en la que vivimos. Las personas salen a la calle a protestar por las promesas incumplidas que hacen los gobiernos e instituciones. Personas desesperadas muchas veces, desesperanzadas… que empiezan a sufrir en sus carnes las injusticias que otros muchos llevan años viviendo.

Este primer día de Cuaresma hay que preguntarse en qué hemos colaborado en todo esto, cómo puedo ayudar a que se termine…

No debemos desesperar de tratar de decir algo sobre Dios y sobre el mundo futuro. Centrémonos en nuestros sueños y no tanto en las medidas de un gobierno o institución. Podemos inspirarnos en la imagen que el Concilio Vaticano II escogió sobre la Iglesia Peregrina. Los peregrinos recorren sendas difíciles, y emplean toda la ayuda disponible para poder llegar a su destino. Al llegar a los cruces de caminos, discuten sobre la ruta más conveniente, y se devuelven si la escogieron mal.

Durante estos 40 días hablaremos de muchas cosas y estoy seguro que abundaremos un poco más sobre la oración, el ayuno y la limosna… por ahora les deseo que este Miércoles de Ceniza vivan la presencia del Dios vivo en sus vidas…

Yo puedo y debo ser el protagonista de una revolución mucho más profunda y eficaz que la que se está dando.

Momentos difíciles como los que estamos viviendo, con una gran crisis social y de valores encima, es bueno reforzar y cuidar todo el jardín interior de cada uno. Estamos llamados en estos tiempos de incertidumbre, preocupación y necesidad a ser las manos de Jesús, su voz, sus pies, su rostro… llamados a ser Buena Noticia y también profetas de nuestro mundo. Toda una tarea.

No hay en el mundo una fuerza salvo una.

Tú, Él en ti.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: