Invitación a Liturgia

¡Anímate! ¡Los esperamos!

eucaristia

Cuando te acerques a recibir el Cuerpo del Señor, no te acerques con las palmas de las manos extendidas, ni con los dedos separados, sino haciendo de tu mano izquierda como un trono para tu derecha, donde se sentará el Rey. Con la cavidad de la mano recibe el Cuerpo de Cristo y responde “Amén”.

Recibe el Cuerpo Santo con todo cuidado de no perder ninguna partícula, porque si algo perdieres sería como si tus propios miembros fueran truncados. Porque, dime: si alguno te diese algunas limaduras de oro, ¿no las guardarías con toda diligencia procurando no perder nada de ellas? ¿No procurarás, pues, con mucha más diligencia que no se te caiga ninguna migaja de lo que es más precioso que el oro y las piedras preciosas?

San Cirilo de Jerusalén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s